CORTE CONSTITUCIONAL

 

SALA PLENA

 

Comunicado de Prensa de 3 de octubre de 2007

 

(Procesado el 8 de octubre de de 2007)

 

 

1.        EXPEDIENTE D-6749        -          SENTENCIA C-811/07

            Magistrado ponente: Dr. Marco Gerardo Monroy Cabra

 

1.1.     Norma acusada

LEY 100 DE 1993

 

ARTICULO 163. La Cobertura Familiar. El Plan de Salud Obligatorio de Salud tendrá cobertura familiar. Para estos efectos, serán beneficiarios del Sistema  el  (o la) cónyuge o el compañero o la compañera permanente del afiliado cuya unión sea superior a 2 años; los hijos menores de 18 años de cualquiera de los cónyuges, que haga parte del núcleo familiar y que dependan económicamente de éste; los hijos mayores de 18 años con incapacidad permanente o aquellos que tengan menos de 25 años, sean estudiantes con dedicación exclusiva y dependan económicamente del afiliado. A falta de cónyuge, compañero o compañera permanente, e hijos con derecho, la cobertura familiar podrá extenderse a los padres del afiliado no pensionados que dependan económicamente de éste.

 

PARAGRAFO 1. El Gobierno Nacional reglamentará la inclusión de los hijos que, por su incapacidad permanente, hagan parte de la cobertura familiar.

 

PARAGRAFO 2. Todo niño que nazca después de la vigencia de la presente Ley quedará automáticamente como beneficiario de la Entidad Promotora de Salud a la cual esté afiliada su madre. El Sistema General de Seguridad Social en Salud reconocerá a la Entidad Promotora de Salud la Unidad de Pago por Capitación correspondiente, de conformidad con lo previsto en el artículo 161 de la presente Ley.

 

1.2.     Problema jurídico planteado

Le corresponde a la Corte establecer si se vulneran los derechos fundamentales a la igualdad (art. 13 C.P.) y a la dignidad humana (art. 1º C.P.), entre otros, al establecerse en el artículo 163 de la Ley 100 de 1993 que la protección a la seguridad social en el régimen contributivo tiene alcance familiar y, por tanto, no cubre a los miembros de las parejas del mismo sexo.

 

1.3.     Decisión

Declarar exequible el artículo 163 de la Ley 100 de 1993, en el entendido que el régimen de protección en ella contenido se aplica también a las parejas del mismo sexo.

 

1.4.     Razones de la decisión

En primer lugar, y tras señalar que los cargos de la demanda estaban correctamente estructurados, la Corte procedió a integrar la unidad normativa de la expresión “familiar” -inicialmente demandada-, con el resto del artículo en cuestión, dado que la protección ofrecida por el régimen de seguridad social se desprende de todo el texto de la norma y no exclusivamente del aparte acusado. Al abordar a la solución del problema jurídico, la Corte estudió la jurisprudencia precedente que considera el homosexualismo como una opción de vida legítima, amparada por la Constitución en tanto manifestación del libre desarrollo de la personalidad. Consideró así mismo que dicha jurisprudencia consagra el principio de no discriminación por razón de la opción sexual y de respeto de la dignidad humana como criterios de protección de los derechos de los homosexuales. En cuanto a la protección de los derechos de la pareja homosexual, la Corporación resaltó que más allá de la jurisprudencia precedente, en reciente pronunciamiento contenido en la Sentencia C-075 de 2007 (M.P. Rodrigo Escobar Gil), la Corporación otorgó efectos patrimoniales civiles a las uniones de hecho conformadas por parejas del mismo sexo, al declarar exequible de manera condicionada el régimen de protección contenido en la Ley 54 de 1990, tal como fue modificado por la Ley 979 de 2005.

 

En relación con esta providencia, la Sala estableció que los principios de protección que inspiraron dicho fallo resultan aplicables al caso del artículo 163 de la Ley 100 de 1993, pues la norma acusada en esta ocasión presenta un déficit de protección en contra de los miembros de la pareja del mismo sexo que dependen económicamente de su pareja y, sin embargo, no tienen posibilidad de ingresar al sistema de seguridad social en salud en el régimen contributivo. Esta situación conlleva un desconocimiento de la dignidad de la persona humana y del principio de igualdad de trato que resulta discriminatorio. Por otro lado, señaló que dado que el sistema de seguridad social en salud prevé la inclusión de por lo menos un beneficiario por cada afiliado cotizante, la inclusión del miembro de la pareja homosexual no tiene por qué afectar la estabilidad financiera del sistema. Finalmente, la Corte consideró que en el caso de las parejas del mismo sexo resultan aplicables las consideraciones consignadas en la Sentencia C-521 de 2007 (M.P. Clara Inés Vargas Hernández) mediante la cual la Corporación, al estudiar otro aparte del artículo 163 de la Ley 100 de1993, estableció que el acceso de la pareja heterosexual al régimen de salud no exige una convivencia mínima de dos años, sino que puede otorgarse mediante declaración ante juez o notario en la que conste que la pareja efectivamente convive y que dicha convivencia tiene vocación de permanencia.

1.5.    El magistrado NILSON PINILLA PINILLA manifestó su salvamento de voto sobre la base del salvamente de voto que formuló contra la Sentencia C-521 de 2007, relativa a la eliminación de la exigencia de dos años de convivencia como requisito mínimo para el acceso de las uniones maritales de hecho a los servicios de salud del régimen de la Ley 100 y de la aclaración de voto que formuló contra la Sentencia C-075 de 2007, relativa al otorgamiento de efectos patrimoniales a las uniones de parejas del mismo sexo. Igualmente, manifestó su oposición al fallo en relación con las consideraciones que dan por descontado un efecto financiero negativo al permitirse el ingreso de las parejas del mismo sexo al régimen contributivo de salud.